Páginas vistas en total

domingo, 13 de marzo de 2011

Día libre en el Juzgado (II)

Ya les hablé de mi amigo el policía y dónde invierte el tipo sus días libres, hoy les cuento alguna anécdota más sobre sus raras aficiones. Y es que si volvió a acabar en el juzgado y también como consecuencia de una actuación profesional, esta vez, cuando libraba mi colega era el día de autos, no el día del juicio, que sólo le jodió la mañana.

Resulta que un lunes de marzo de hace hoy tres años a mi socio le tocaba descanso, así que sin prisas, relojes ni móviles bajó el individuo a la calle a por una barra de pan y agua embotellada, según dispuso la jefa, que no es lo mismo que ir a por el periódico del domingo y ojear sus suplementos, sus deportes, su apasionante publicidad, sus películas de a euro o sus espumaderas de diseño, pero los lunes también tienen su atractivo para tener fiesta. Se pueden hacer un montón de cosas. Y si no lo creen, lean, lean.

Ya en la rué, paseaba mi amiguete destino súper con las manos en los bolsos, absorto en su imaginación y pensando en lo grande de su fortuna, que le ha concedido una mañana de invierno soleada en la que la vida pasa como si él fuera un espectador. Y eso es de agradecer, tal y como está el patio. Pero es entonces cuando, sin esperarlo, viene algún pelamangos y le recuerda a uno que es lunes, tengas ya la faena hecha o no. De repente, mi colega escucha gritos, golpes y jaleo vario que le hacen volver la vista atrás -aunque al principio se resistió, confiesa-, y no sabe, por lo que ve, si se está rodando un remake de la leyenda del vaquilla o si es que dos talegueros están pegando un palo en la caja de ahorros de su barrio, que iba a ser eso.

A partir de ahí se jodió la fiesta, amigo. Podría contarles que un policía nunca descansa, que está las 24 horas de servicio, como decía el capitán Furillo en su triste canción, pero nada de eso, oigan. Es que mi colega lleva en la sangre eso de meter las narices donde no le llaman, el instinto le lleva a los follones como a un perro a las longanizas que otrora lo ataron. Y entre polis que vio corriendo pipa en mano, un chorizo huyendo en un viejo Golf robado y otro con un cuchillo jamonero que ni la daga del mismísimo capitán Alatriste, pues algo había que hacer. Así que después de tirar de placa ante una panda de testigos herejes que negaron haber visto nada como san Pedro negó a Cristo, había que echar una manita en devolver la calma a las princesas de aquel barrio. Le tocó pasar la mañanita libre en comisaría porque habían trincado al maestro jamonero y había que escribir a Su Señoría, que ese no perdona ni los lunes.

Y es ahora, tres años después, cuando Su Señoría le había contestado. Que se le esperaba en el juzgado tal, a las diez de la mañana. Mi socio el día del juicio tenía turno de tarde, así que tampoco le supuso gran trastoque sacrificar su mañana. Tenía pensado ir al gimnasio, dice (a otros les da por chupar candados, oigan), pero qué remedio.

El tema está en que una vez en el juzgado, la cosa va retrasada y habrá que esperar. Bueno. Llega el taleguero al que se le arrebató el cuchillo por su propio pie y con su peine en el bolsillo de atrás y el nota pregunta que si hay para mucho. Se cansa de esperar y se pira. Del que se dio a la fuga con el Golf robado, nunca más se supo. Al cabo, nos llaman. El taleguero que no aparece. Su abogado lo llama y el kinki contesta que se ha marchado a hacer fotocopias. Llega cuando le peta y sin papel alguno bajo el brazo. Bueno. Los dos polis que trincaron al ochentero y al que mi amigo les echó una mano que no aparecen. Bueno. Resulta que uno está enfermo y el otro declarará por videoconferencia. Caramba. Llaman a la dueña del Golf, la que lo aparcó un día y lo encontró quemado en un barrio de los bonitos, que ni está ni aparecería. Bueno. Le toca entrar al ruedo al socio, que se limita a relatar los hechos y contestar a las preguntas, que es su faena. Aunque no esté trabajando tiene que hacer su faena, como todo el mundo. ¿O no?

Pero resulta que con lo que dice el guardia no se puede dictar sentencia, que hay que escuchar a los sabuesos que iban siguiendo la pista de aquellos nostálgicos asaltabancos, lógico. Llega el momento de la videoconferencia, enciende la funcionaria la tele y que no se ve nada. Llama a fulanita, le dice el secretario. Viene fulanita y se enciende la tele, pero al otro lado no había nadie. Sí, una sala de vistas con una rojigualda detrás, pero ningún policía, testigo o persona. Llama el secretario al juzgado de Nosedónde ante la expectación de todos y algo raro le dicen, porque pasa el teléfono al juez. Éste le dice a su interlocutor que dará parte al presidente del Tesejota -o eso es lo que mi amigo entendió-, que si no hay personal en el juzgado no es culpa suya, que a ver quién era él para decirle a un testigo que se marchara a casa porque nadie le iba a encender la tele allí. Que eso es lo que pasó, por lo visto.

Y ante este cúmulo de despropósitos Su Señoría resuelve, enfadado, aplazar la vista. Para pasado mañana, jueves, dice. A la fiscal le va bien, dice que no tiene nada. Caramba, no tiene nada un jueves. A la letrada de la acusación particular no le va bien, porque tiene algo y no sabe a qué hora, lo mismo que al alivio del choro, que también tiene algo pero no recuerda dónde. El juez dice entonces que el viernes, pero prontito, que a las once es la toma de posesión del presidente de nosequé que fue su mentor y le gustaría asistir. Manda huevos. A todo esto que el chorizo se siente en familia y dice, ni corto ni perezoso que “mi señoría, yo vengo de Gerona y a las nueve me va mal, que  tengo que coger el tren muy pronto”. El jefe le responde que no todos los días es lunes. A todo esto, mi colega ya hace media hora que debía haber entrado a trabajar, así que bocata rápido y a currar, no sea que alguien le acuse de ser funcionario.

jueves, 27 de enero de 2011

Día libre en el Juzgado

Me contaba un amiguete policía que consiguió juntar unos días para hacer sus cosillas. No gran cosa, simplemente lo que todos decimos que vamos a hacer cuando logramos librarnos durante varias jornadas de esas cadenas laborales que nos atan al pan. Desconectar. 

Y en esas estaba, dice, cuando recibió una llamada de teléfono de una hoy criticada -quién sabe si mañana lapidada-, pero sobretodo envidiada funcionaria de  oficina. Aquella señorita le informaba de que se acababa de recibir una citación judicial para el día siguiente, fruto de una actuación profesional de mi colega. Y claro, a Su Señoría se la trae al pairo si has decidido disfrutar con los tuyos o con los del vecino de tus días libres, así que no queda otra que acudir a la cita con la Justicia, que para eso es uno servidor público y no cobra sólo con dinero, sino con la enorme satisfacción del deber cumplido. Hágase constar que son tiempos de recortes, tanto en lo uno como en lo otro.

Para colmo, mi colega había juntado también unos eurillos para llevar en esos días su contaminante coche a revisión, por lo que se vio obligado a mezclarse con el común de los mortales y acudir a su ansiada cita en tren. No es para tanto, pensarán ustedes. Y tienen razón, no es para tanto. A no ser de que el personal ferroviario anduviere entonces de huelga, que lo andaba. Menos mal que mi socio vive en una de esas comunidades autónomas en las que dinero no tienen mucho -más bien lo deben-, pero autogobierno todo el que quieran, oigan. Y una red propia de ferrocarriles no es cuestión baladí. Aunque tarde casi el doble que un coche en recorrer sesenta kilómetros y el precio del billete sea el equivalente a un cuarto de depósito del entonces añorado turismo y aunque el dichoso trenecito pare hasta en Motilla del Palancar (provincia de Cuenca, para los de la LOGSE). Eso es servicio público y utilizarlo un ejercicio de responsabilidad. Si no tienen más remedio, claro.

Una vez ya en el despacho del Magistrado, el cual, por cierto, no se dignó ni a darle los buenos días al guardia, apenas cinco minutos para responder si “vio usted cómo le propinaba el acusado una bofetada a su esposa o se lo dijo ésta”, y “recuerda usted si la mujer tenía la herida en la oreja izquierda o en la derecha”. Después de contestar objetivamente, el tipo gordo que le ha preguntado le tira su carnet de policía desde el otro lado de la mesa, y digo tira porque es lo que hace literalmente, como si ese carnet fuera cualquier cosa. La secretaria judicial se levanta con mucha más educación que su jefe y se acerca al compareciente con su declaración y un bolígrafo. El agente agradece el gesto de la también criticada funcionaria y por un momento duda, me contaba, en tirarle el bolígrafo a los pies del titular del juzgado de violencia contra la mujer, tal y como había hecho este con su carnet. 

Menos mal que mi amigo es un tipo íntegro, educado, responsable y subordinado y no lo hizo. Porque está feo que un policía hiciera eso, ¿no creen?

miércoles, 19 de enero de 2011

¡Más madera!


Ahora resulta que nos sobra el dinero. Justo ahora, recién empezado el 2011, cuando nuestros líderes habían anunciado a bombo y platillo el presupuesto más austero de la Historia de esta, nuestra España -o lo que queda de ella-, va y se les ocurre contratar a una serie de intérpretes que se encargarán de traducir, en el Senado, del español al español. Casi nada.

Vaya por delante que un servidor no comparte filas con esa panda de exaltados que abogan ahora por volver al año 77 y debatir de nuevo si la Constitución que tenemos tiene la manga muy ancha o no, pero los tiempos que corren -y los que se avecinan aún menos-, no son precisamente de lo mejorcito desde que la Magna se aprobó. Y es que esta misma Constitución que reconoce todas las lenguas habidas (el por haber ya será otra cosa), en nuestra península ibérica, es la misma que establece la obligatoriedad de todos los españolitos, sea cual sea el reino o nación al que su espíritu pertenezca, de conocer el castellano. Y, no sé ustedes, pero yo nunca he conocido a un compatriota que no sea capaz de entender la lengua de Pérez-Reverte. O de Zapatero, que es la misma.

A mí me parece muy bien eso de la pluralidad cultural, sólo faltaría. Y también está de fábula que se represente a cada Comunidad Autónoma en la lengua que allí se habla, cuando más si es en el Senado, que nació con vocación de atender las necesidades de las diecisiete comunidades y las dos ciudades autónomas. Pero es que las necesidades de hoy son precisamente las opuestas, las de reducir gastos, las de ahorrar. Y no las de tirar pasta que no es suya al fuego, como si los euros fueran leños, que es que parece que nos gobierne el mismísimo Groucho Marx, pidiendo más madera para huir hacia adelante, aunque se queme así el tren en el que viajamos todos.

Según algún diputado y algún medio de comunicación (no sé de cuál me fío menos), el show diario del Senado nos cuesta unos doce mil del ala, un par de kilitos de los de siempre. Si tenemos en cuenta que el circo de la Cámara Alta -porque está arriba, no se crean que por importante-, ofrece un par de funciones por semana, eso son veinticuatro mil eurazos semanales, siempre que a algún vascuence, gallego o catalán como uno mismo no le dé por pasearse en su dialéctica por los cerros de Úbeda, que eso encarecería el numerito. Pero como esos cerros están en Jaén y allí no se reconoce, que sí conoce, dialecto oficial alguno, no habrá de qué preocuparse, digo yo.

En fin, más madera, oiga, más madera!!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Embestiduras

Y por fin salió embestido el Sr. Presidente de la Generalitat de Catalunya. El saliente, digo. Por fin le arrasaron las astas de una ganadería que llegó al hastío de tanto inútil sentado en el banquillo de las Autoridades -no confundir con el banquillo de los acusados aunque los caretos sean los mismos, recuerden que más de un  fulano tiene silla reservada en ambos-, y es que por fin, a petición popular, ha salido un maestro del burladero dispuesto a coger al toro por los cuernos, a lidiar con el cabreado respetable al que parece temer más que a la res, mientras ésta se lo mira viendo en él la forma de un sonriente pan ya digerido.

Son tiempos difíciles. Dice quien lo narra que no ha visto res más brava desde que empezó la corrida, allá en el año 78, cuando el pueblo se convertía en soberano y sacaba pañuelos para pedir orejas, rabos o reclamaba a los mansos para cambiar de toro, pero hoy las cosas están cambiando, oiga. Hoy ya no se piden orejas ni a modo de tapa, que a ver quién se la paga. Hoy se abuchea para cambiar de torero, que para eso escogemos sombra. Y es que hace mucho tiempo ya -añade el cronista-, que no se ve un matador como Dios manda, que el traje ya no  marca paquete.

Pero mientras tanto, ahí está el recién investido capeador calentando sus medias verónicas, sus largas, sus chicuelinas y demás lances aprendidos después de una observación eterna desde la barrera. Ahí está el maestro poniendo cara y gesto de triunfador, dedicando sus venideros momentos de gloria alzando su montera y mirando a su convencional familia, mientras se le humedecen los ojos por tantas emociones. “Va por ustedes”, sin duda piensa mientras se le eriza el bello.

Pero acierta el comentarista cuando dice que el matador debería ser más precavido, no vaya a ser que le pase como a Paquirri, que entre tanta hombría y preámbulo se encontró sorprendido por el bovino y fue embestido hasta la muerte por la espalda y sin avisar. Y es que, oigan, de ser embestido, siempre es mejor hacerlo saliendo aunque sea por la puerta chica pero con el bolso lleno y protegido por la Fuerza Pública, habiendo traspasado el estoque a ese novato novillero, justo cuando esto ya iba tomando aire de descabello…  

martes, 21 de diciembre de 2010

Solidaridad a punta de pistola


Les voy a contar un suceso ocurrido en una céntrica ciudad catalana, hoy tan gris como tantas otras, en la que sus policías locales han decidido tomar medidas –cuando menos, curiosas- como reacción al cabreo, perdón, la indignación que de ellos se apodera después de que los políticos de turno -los mismos que fueron derrocados en Catalunya hace cuatro días-, hayan decidido que son los trabajadores municipales los que deben financiar mensualmente y con sus nóminas las faraónicamente inútiles obras municipales,  los vanagloriados kilómetros de un desierto carril bici, el asfaltado y los reasfaltados de calles y paseos, las misteriosas rotondas que, sin saber por qué extraño motivo, es necesario ensanchar y reducir según haya luna nueva o cuarto creciente o la construcción de un tercer pabellón polideportivo en apenas cien metros…
 
Y así unos cuantos más productos de este desgobierno, oigan. De éste y de aquel, por cierto. De los que han pensado que son los trabajadores más desfavorecidos los que han de pagar el pato. Debe ser cosa nueva en las izquierdas, eso de hacer pringar a los que pasan frío en invierno y calor en verano, que son funcionarios pero no oficinistas, no lo olviden. Y no estoy hablando del famoso cinco por ciento, que también, sino de curritos poco más que mileuristas a los que se les han inflado las narices después de que el Sr. Alcalde haya concluido que, en aras del interés general, los policías van a dejar de cobrar la friolera de 300 eurazos menos, ahí es nada. Y los de mantenimiento, pues otro tanto. Y las limpiadoras, pues que también. Luego se les dice que el regidor fulano y el consejero mengano también lo están pasando mal y se les pide un poquito de consideración para con el político, pobrecito. Que por mucho que se haya bajado el sueldo sigue subiendo de los tresmiles, pero a él no se le puede comparar con una limpiadora, ni con un policía, dónde va usted a parar. No es extraño que estos currantes con pistola hayan decidido mover ficha. Y de qué manera.

Pero no se me alarmen aunque Real Decreto obligue, que en esa ciudad nadie ha planteado cerrar el tráfico aéreo cruzando un par de coches patrulla, ni se me hagan ilusiones, que la mayoría de estos policías son rechonchos y calvos y no están por la tarea de lucir palmito en un calendario de 2011, porque lo único que se les ha ocurrido, ya que ni siquiera tienen derecho a huelga y se les obliga a trabajar por decreto cuando se celebra un evento tal como la cabalgata de reyes, es donar al banco de alimentos de su ciudad el dinero que se les pague por ese servicio. Y todos, oigan. Así que frente a la falta de reconocimiento y el menosprecio que sus máximos y electos responsables les han brindado, estos guardias les devuelven  su trabajo de gratis no sea que a algún iluminado se le ocurra militarizar las calles el 5 de enero para garantizar el derecho de los niños a la cabalgata. Y ahora, si quieren, critiquen, que algún chiquillo ya lo agradecerá.